El acontecimiento lo escenificó el doctor Juan J. Musset, vicepresidente del Cuerpo de Bomberos del Comercio de La Habana, mientras dialogaba con su esposa

Por Ana María Domínguez Cruz
digital@juventudrebelde.cu

Cuando el doctor Juan J. Musset, vicepresidente del Cuerpo de Bomberos del Comercio de La Habana, conversó casi una hora por teléfono con su esposa, el 2 de noviembre de 1877, ante periodistas y personalidades del Gobierno, lo hacía para demostrar públicamente la eficacia del funcionamiento del invento telefónico en nuestro país.

Según reportó el periódico La Voz de Cuba en esa fecha, el aparato, conformado por un alambre muy fino con dos cajitas de diez pulgadas de largo, cinco de ancho y tres de alto en los extremos, permitió además que Musset escuchara —desde el Cuartelillo en San Ignacio No. 108, entre Luz y Acosta— a su hija tocar al piano Las Malagueñas, en la sala de su casa…

Ver la entrada original 192 palabras más

Anuncios