Rodeado de afecto familiar Bernardino comparte con su esposa e hija. Por Ricardo R. González Fotos: Manuel de Feria y Ramón Barreras Valdés Las manos de Bernardino Pino Pereira delatan los años, pero no tiemblan. Quizás como para demostrar la vitalidad de un roble desafiante de calendarios que se impone a los retos de la […]

a través de Un villaclareño de 108 años protagoniza esta historia: Sin tiempo para ocasos — ricardosoy

Anuncios